Derby. El zapato «360»

Derby. El zapato “360”

Versátil (lo verás en múltiples contextos), cómodo (puesto que se adapta a la perfección a muchos tipos de pie) y variado (al ser tan ponible se han experimentado con él múltiples diseños). Por eso, si no tienes claro qué zapato comprar, no es mala idea que sigas leyendo, porque siempre tendrás la opción de elegir el Derby adecuado para cada situación.



Y es que vas a encontrarlo de todos colores que puedas imaginar, de materiales variados, con decoración o lisos… e incluso con diferentes nombres (blucher o de costura inglesa también lo llaman). Sea como sea, siempre te lo vas a encontrar porque el Derby es un clásico del calzado masculino.

¿Cómo reconocerlo? Características que definen a los zapatos de cordones tipo Derby

Observa alguno de los ejemplos localizados arriba, todos ellos tienen una característica común que hace fácilmente reconocibles a los zapatos de cordones Derby: ¡Orgullosamente presumen de costuras!

Así es, el atributo que los define es la relación de las aletas (las piezas laterales que se cierran sobre la lengüeta mediante los cordones) con los restantes elementos del cuerpo medio del zapato. En este caso, cosidas sobre la pala y el final del empeine.

Imagina uno de estos zapatos desmontado. Al margen de suela, forro y plantillas, tenemos dos piezas fundamentales. La delantera (empella) la forman la puntera, el empeine, las palas y la lengüeta. La posterior se corresponde con el talón y su prolongación hacia las aletas. En algunas ocasiones las aletas son piezas independientes, mientras que el resto del zapato lo forma un único elemento.

Si tuviéramos que apostar por un diseño canónico,  en un Derby, la forma más característica de la puntera es la redondeada, semicircular. Sin embargo, las dimensiones del extremo delantero pueden variar sensiblemente en relación a la anchura máxima de la pieza, llevando en ocasiones a estilizar así esta sección del zapato. Si la proporción se reduce ostensiblemente estaremos ante ejemplares rematados en punta (tales como el modelo que encontrarás en este enlace o el Clarks en este otro). Tampoco van a sorprenderte las punteras planas, quizás menos frecuentes en estos tiempos,pero con ese rasgo que hace únicos a modelos como este zapato Geox o este segundo de la misma marca.

Cuando usar tu zapato Derby

Uno de los atributos que hemos destacado de estos zapatos es, precisamente, su versatilidad. Por tanto, no te faltarán motivos para calzar unos Derby en (casi) cualquier ocasión. Desde las situaciones en las que se espera que respetes cierta etiqueta, hasta aquellos momentos en los que optes por atuendos informales, siempre podrás encontrar un Derby que case a la perfección con tu vestimenta.

Calzado y traje: cómo y por qué optar por un zapato de cordones tipo Derby

No te quepa duda. Podrás destacar al calzar unos Derby junto a un traje (¡aunque ojo a los detalles que a continuación te mencionamos!).

Eso sí, debes recordar que, en líneas generales es considerado un calzado menos formal que un zapato Oxford. Ahora bien, es posible que estés buscando ese leve toque menos encorsetado que seguramente te proporcionen estos zapatos de aletas cosidas a la vista. Ten en cuenta, además, unos Derby (con el diseño y material indicados) van a hacer que te veas más elegante que con mocasines. Todo ello a pesar de que habrás notado que estos últimos son ampliamente usados con traje.

En definitiva, siempre vas a ir correcto si optas por combinar un traje con unos Derby. Únicamente tendrás que recordar algunas sencillas indicaciones y deberás tratar de guiar tu elección por el uso que vas a dar a tus zapatos. Teniendo esto claro, será más sencillo encontrar el modelo que presente los rasgos que necesitas.

Para facilitar nuestra exposición recurriremos a dos supuestos. El primer lugar, analizaremos aquel calzado que adquirimos para lucir únicamente con traje, ya sea de una manera ocasional, ya de forma recurrente en reuniones o en la oficina. En segundo lugar,  trataremos de ayudarte a que te decidas por el modelo correcto que compras para llevar junto a un traje, pero que esperas poder utilizar más adelante una vez desprovisto de este atuendo. Siendo prácticos, el zapato Derby es ideal en este supuesto al ser más sencilla su reutilización en diversos contextos.

Busca estos rasgos para que tus zapatos sean los idóneos en situaciones formales

No faltan razones para que decidas lucir unos zapatos de cordones Derby cuando se requiere vestimenta formal. Por ejemplo, es posible que estés buscando algún nuevo modelo con el que seguir añadiendo variedad al calzado que normalmente usas con traje. O quizás necesitas unos ejemplares para un evento aislado y, a pesar de que sabes que les darás un uso puntual, descartas otro tipo de zapato formal como el Oxford.

¿Por qué puede ser el Derby una opción interesante? Recuerda que ya hemos mencionado que una de las características de estos zapatos de cordones es su comodidad, cuyo origen se encuentra, en buena medida, en la mayor flexibilidad que posee en la sección superior de la pala (consecuencia del tipo de aletas con las que cuenta). Son más fáciles de calzar y se adaptan mejor a ciertos tipos de pie. De hecho, si tu pie es ancho o de empeine elevado te lo agradecerá. Sin duda.

En cualquier caso, para este tipo de ocasiones deberás dirigir tu atención hacia aquellos modelos de zapato de cordones Derby cuyas características son consideradas más formales.

Materiales, horma y color. Tu buen gusto (no sólo al ir trajeado) será medido relación a lo adecuado de tus prendas para cada situación. En las ocasiones regidas por un código de vestimenta más formal, si nos referimos en concreto a tus zapatos, su sencillez y sobriedad serán características que seguramente hablarán bien de ti. Esto no significa que no haya oportunidad para apostar por diseños que se adapten a tu personalidad. Sin embargo, en estos contextos más encorsetados, existe una delgada línea entre originalidad y aquello que puede ser considerado excéntrico (quizás extravagante). Lamentablemente, no todos (yo el primero) tenemos la capacidad de transitar siempre por el lado correcto de dicha línea. Por ello, apostar por los requisitos que tradicionalmente se esperan de un zapato con traje es una buena opción para eludir riesgos.

La piel negra siempre es la mejor opción, la más segura. Considera que las costuras visibles, especialmente si son robustas, restan formalidad a la pieza. Así que siempre es recomendable eludir líneas y costuras excesivas. En cuanto a la forma global de la pieza, una horma alargada, con una puntera destacada, estilizará tu zapato aportando un toque de estilo ausente en los modelos más “chatos”.

Suela y vira. Si queremos potenciar el aspecto “de vestir” del zapato, la suela no debería ser excesivamente gruesa. Busca, además, que el tacón sea una pieza independiente. La ausencia de este simple detalle resta gran sofisticación a la pieza.
Los zapatos de mayor calidad están construidos sobre suelas de cuero (son ligeras, flexibles y dejan respirar mejor al pie), o bien suelas compuestas que alternan el cuero con el corcho o la madera. También encontrarás alternativas interesantes con suelas plásticas. Si este es el caso, intenta que el aspecto de la misma no recuerde a la goma o al caucho. De cualquier modo, elude texturas rugosas, irregulares o que presenten cambios rotundos de coloración en las suelas.

Con respecto la vira, aportará distinción el uso de viras sencillas, delgadas, poco llamativas. En otras palabras, una vira que no rompa la simplicidad de líneas que queremos que dominen en el zapato.

Decoraciones. De acuerdo con lo que ya hemos indicado, deberías ser precavido con ellas. Puedes concluir, a grandes rasgos, que para este tipo de calzado “menos es más”. Al menos suele serlo. Recuerda que queremos privilegiar aquellos rasgos que potencien el aspecto formal del zapato y las decoraciones, en mayor o menor medida, apuntan hacia la dirección opuesta.

Como hemos mencionado, esto no significa que no haya espacio para la originalidad, pero intenta que la decoración se reduzca únicamente a ciertas pinceladas. Es un consejo. Opta por elementos que no capten excesiva atención, que no sean más que toques sutiles con los que potenciar las líneas del zapato.

Los ejemplos que incluimos a continuación son una buena muestra de los modelos Derby con rasgos más elegantes. Todos podrían ser calzados junto a un traje en cualquier evento.



Si quieres reutilizar (con otros atuendos) los zapatos que compraste para llevar con traje… el Derby es tu elección

Si piensas que sólo darás uso ocasional a tus zapatos en un contexto formal, es posible que te estés planteando adquirir algún modelo al que puedas calzar también más regularmente. Entonces, en cierta medida, podrías relajar el seguimiento de las directrices que ofrecíamos en el apartado anterior, aunque siempre tratando de no desentonar en unas u otras situaciones. Sabes que no vas a ser el más elegante de la fiesta. Tampoco lo buscas. En cualquier caso, tienes claro que quieres ir correctamente calzado y sacar partido a tu compra más adelante.

Materiales, horma y color. Nuestra recomendación, de nuevo, es que elijas modelos fabricados con piel oscura y que no sea excesivamente brillante. El negro siempre hará que vayamos calzados de forma correcta con traje en los actos en los que debemos ser más estrictos con el protocolo. Sin embargo, para otros momentos es factible que prefieras otros colores. Elección razonable, pero no siempre recomendable. Ten en cuenta, antes de tu compra, el color de tu traje y también el horario del evento en concreto en el que los vayas a calzar. Con respecto a esto último, porque tras la caída del sol sólo el negro es considerado adecuado. En relación a la primera cuestión, porque ciertos colores de traje difícilmente van a combinar con otro tono diferente. Podrás encontrar ocasión para el marrón (por ejemplo si lo vas a emplear con un traje azul marino).

No nos adentraremos a evaluar el color de los trajes y su combinación con el calzado puesto que tal cuestión es merecedora de un artículo centrado exclusivamente en este tema. Únicamente podemos recordar que si decides alejarte de los cánones más tradicionales de la etiqueta, el tránsito entre lo original y lo inapropiado es arriesgado.

Cambiando de tercio, si previamente aludíamos a la idoneidad de las hormas alargadas, para el supuesto que ahora cubrimos sería preferible optar por hormas con una puntera un poco más redondeada. Así, nos alejamos de los zapatos con un perfil más estilizado que difícilmente tienen cabida una vez hayamos colgado nuestro traje.

Suela y vira. Como ya sabemos, una suela fina, oscura, acompañada por una vira delgada potencian el aspecto formal del zapato. En consecuencia, por la misma razón que aducíamos con respecto a las hormas alargadas, ahora sería preferible que optásemos por una suela con mayor grosor. Sólo el suficiente para garantizar el confort necesario al caminar sobre diferentes superficies. También considera optar por un modelo con una vira cosida más amplia. Hará que nuestro zapato sea adecuado prácticamente para cualquier contexto.

Decoraciones. Las consideraciones que hacíamos en el apartado anterior acerca de las decoración también son válidas ahora. Dado a que buscamos potenciar en estos zapatos es precisamente su versatilidad, debemos eludir aquellos aspectos que hacen de un Derby una pieza únicamente formal o, al contrario, en un atuendo de exclusivo uso cotidiano.

Con todo, si queremos que el nuestro no sea un zapato más de piel lisa, intenta que su decoración sea sencilla. Nada de cambios de coloración u ornamentos que sean llamativos. En otras palabras, apuesta por modelos sencillos sin florituras. Quizás algún calado en determinadas partes de la pala o las aletas sean el elemento original que individualice tu zapato del resto.



 

Derby: el rey de la calle

¿Estás fuera de casa?, ¿en un parque, una tienda o una terraza? Mira a tu alrededor. En concreto, mira hacia los pies de quienes tengas alrededor.  Estoy convencido de que varios de los pares de zapatos que ves son Derby. En efecto, son populares y no nos falta razón al recurrir a ellos.

¿Y a qué se debe? Los motivos son heterogéneos, pero como respuesta principal debemos rememorar los tres atributos que mencionábamos en el inicio: es el tipo de calzado que reúne con mayor acierto versatilidad, comodidad y variedad. De hecho, que su diseño sea apropiado para contextos formales, imprime incluso en el zapato Derby más “casual” unos rasgos de distinción que te harán destacar en cualquier contexto.

En cualquier caso, ya estamos fuera del terreno controlado por las estrictas normas del “buen vestir”. Así que es momento para que demos rienda suelta a nuestra originalidad y que experimentemos con materiales, texturas y colores que antes ni siquiera podíamos atender.

Con todo, no te alejes demasiado de la idea de que el buen gusto (y no exclusivamente en lo que al calzado se refiere) suele ser sinónimo de sencillez y de diseños limpios. No todos tenemos la capacidad de mezclar entre lo excesivo, lo barroco o lo colorido y que, encima, el resultado quede bien. Lamentablemente no todos somos Versace. No lo somos, pero tampoco debemos amedrentarnos u olvidarnos modelos que posean el toque que te hagan destacar incluso en tu día a día.

Dado que ahora no diferenciaremos usos diferente para el calzado, separaremos las siguientes tres secciones a partir de los elementos constituyentes del zapato que antes atendíamos: material, horma y diseño, suela y vira; y, finalmente, decoraciones.

Acabados de piel para nuestro zapato Derby de sport

Ahora el zapato de cuero lustrable es una de las alternativas posibles. A él se suman otro tipo de acabados en piel (ante, serraje o Nobuck), pero también debemos tener en cuenta otros materiales como los tejidos o los derivados plásticos.

En una categoría englobaremos aquellos zapatos confeccionados con cueros que podemos denominar “lustrables”. Es decir, confeccionados con la cara externa o flor de la piel y que han podido tener tratamientos como el cocido o el encerado. Dependiendo de las correcciones y materiales aplicados sobre cuero, oscilará entre apariencias “naturales” (donde podremos advertir los poros e imperfecciones del cuero casi mate) y un aspecto mucho más rectificado de superficies lisas y suaves (como la Napa) o brillantes. Nuestras preferencias, para el zapato Derby de sport, nos dirige hacia el primer tipo de acabados,cuyo brillo no sea excesivo, pero quizás es sólo una cuestión de gusto.

El otro acabado protagonista de esta sección está compuesto por el tipo de pieles de tacto afelpado. La apariencia y tacto delicado del ante (o gamuza) son consecuencia del uso de la cara interna de la piel para su confección. En algunas ocasiones suele asociarse a la piel de determinados animales en concreto (alce), pero en la actualidad se obtiene también a partir de otras especies. El serraje, en cambio, se obtiene generalmente de la división mecánica, en distintas capas, la piel. Es posible que su aspecto recuerde en cierto modo al ante, pero es mucho menos suave y más resistente (también más barato) que éste. La cualidad que comparten ambos es que son muy flexibles y ayudarán a transpirar a tu pie. Eso sí, ten en cuenta que son vulnerables a la humedad, a pesar de que siempre van a ir protegidos por algunas capas de aceites o cera que permitirán que llegues a casa con el pie seco algún día de lluvia.



Tipos de suelas de tu zapato Derby de sport

Presta atención también a las suelas de los zapatos de tu día a día. Aunque rara vez nos lo planteemos, el tamaño, la forma y los materiales de la misma tienen un papel crucial en la definición del carácter de tu zapato.

Ya conocemos algunas de las propiedades deseables en las suelas de los zapatos más formales. Estas mismas, combinadas con otros materiales y colores (como los mencionados en el apartado previo), también podrían ser válidas en nuestro calzado de sport.

Aunque ya no es necesario que nos restrinjamos a ellas. Puedes apreciar en el primer ejemplo de los abajo incluidos, cómo el uso de una suela de goma, y con tonalidades claras, da una personalidad completamente diferente a un zapato Derby de piel negra y de corte clásico.

Este mismo modelo nos presenta una suela compuesta. Sabes que una suela gruesa, que cuente con materiales blandos ayudan a atenuar las fuerzas de la pisada, protegiendo tu pie. Por tanto, es recomendable el uso de suelas compuestas, que alternen materiales amortiguadores (como goma o caucho) con otros más sólidos.

También se ha experimentado con diseños de suela más masiva en las que la parte rígida de la misma adquiere mayores proporciones, luciendo un aspecto semejable al de algunas botas. Una muestra sobresaliente de este concepto (precisamente confeccionada por una compañía fabricante de unas conocidas botas) lo encontramos en el segundo modelo ofrecido a continuación. Sin lugar a dudas, con unas zapatos como éstos no temerás a las irregularidades del suelo al que te enfrentes.

No sólo éstas son tus opciones. La suela es el elemento perfecto con el que potenciar tu originalidad y la gama cromática es un interesante campo a explorar. No es necesario que te limites ahora a las tonalidades menos llamativas. Estamos tratando de calzado para ocasiones informales y los colores vivos aportan un toque divertido.

Finalmente, explorando el territorio de suelas menos convencionales, que nos colocan en un terreno híbrido entre el zapato propiamente dicho y las zapatillas de toque deportivo. No en vano, numerosos fabricantes se han aventurado a combinar la horma tradicional del Derby con suelas de goma típicas del calzado deportivo. EL último modelo incluido a continuación es un atractivo ejemplo de ello.

En definitiva, puedes destacar con tus zapatos al experimentar con materiales, formas y colores menos frecuentes. Sabes que estás al amparo del Derby, cuyo diseño es siempre una seña de estilo.



Algunas ideas para seleccionar un Derby de sport decorado

Si pensamos en calzado masculino con decoración, una de las primeras imágenes que rondarán nuestra cabeza es el zapato de tipo Brogue. Incluso aunque desconocieses su nombre, seguro que sí sabes a qué me refiero: aquellos zapatos cuyo ornamento lo constituye el troquelado de la piel, formando líneas ondulantes de patrones repetitivos.

Tradicionalmente, el Brogue se ha asociado a prendas “de vestir” en asociación con zapatos tipo Oxford o incluso con los Derby más formales. Sin embargo, tampoco es extraño encontrarlo también en modelos sport apropiados, quizás, para ocasiones en las que se requiera un calzado semi-formal. Un buen ejemplo de ello es el primer modelo que encontrarás al final de esta sección.

Siguiendo el trazo de los zapatos decorados con la misma piel, mediante su troquelado o perforado, vamos a encontrar toda una gama de variaciones. La ornamentación podrá ocupar, entonces, el zapato por completo o reducirse a algunas pinceladas que saquen de la monotonía a tus Derby.

En el apartado de decoraciones sobre la piel, consideraremos en exclusiva aquellos ejemplares que utilizan el cuero como un lienzo en el que pintar o imprimir los motivos decorativos. Queda a nuestra elección si queremos que este aporte sea discreto o, en cambio, tan llamativo y vistoso como el tercer modelo que encontrarás bajo estas líneas, decorado en su totalidad con motivos de pintura renacentista.

Por último, también podemos incluir dentro de la gama de zapatos decorados aquellos Derby que recurren a la combinación de diversos materiales para crear un juego de cambios de textura y coloración. En este sentido, las posibilidades que encontrarás son amplísimas. En cualquier caso, utilizaremos como ejemplo un modelo que combina el serraje, que ocupa la mayoría del zapato, con un tejido de patrones geométricos dispuesto en la sección superior de la parte central y posterior de la pieza.



En definitiva, sólo deberás decidir qué usos darás a tus zapatos. Como hemos comprobado, la versatilidad zapato del Derby hace que exista uno adecuado para cada ocasión. Selecciona el que presente las características más acordes a tus necesidades y tu calzado será una muestra de buen gusto a la que no deberías renunciar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *